Un paseo Marítimo singular y dunas que son fuente de vida


En bici o a pie, podemos disfrutar de una vuelta por el paseo Marítimo de Gavà, Este eje cívico premio FAD de arquitectura exterior, ha permitido recuperar el litoral y mejorar el ecosistema . La singularidad de este paisaje en la costa catalana, reside en que ha ayudado ha salvaguardar las dunas litorales, formaciones móviles de arena y vegetación. Para evitar su movilidad, en el pasado se plantaron pinos piñoneros que se han adaptado a las condiciones climáticas del entorno adaptando unas formas muy espectaculares.

En las dunas encontramos una vegetación característica, como el narciso de mar, la bufalaga marina o el cardo marino... Observando estas plantas, nos damos cuenta de la adaptación que presentan a estos tipos de ambientes y que determinan algunas de sus características, como el color blanquecino para reflejar las radiaciones solares o sus raíces, muy profundas y extensas con el objetivo de retener el agua.

Pinos con sabor a mar y una riera que nace en el Garraf


A lo largo del litoral encontramos la Pineda, un espacio verde constituido por 73.500 pinos. Los árboles, ubicados en un espacio comprendido entre el mar y la zona agrícola, crean lugares ideales para el descanso, para contactar con la naturaleza o disfrutar de los equipamientos y servicios de las áreas de ocio. Entre los dos tramos construidos del Paseo Marítimo de Gavà podemos observar la desembocadura de la riera dels Canyars, que transcurre entre los macizos del Garraf y el delta del Llobregat.

Datos de interés:


Carril bici desde la avenida del Mar
Autobús: Gavabús

La alcaldesa
Seu electronica
webs municipals