Coincidiendo con el 75 aniversario de la inauguració, el Mercado Municipal del Centre fue objeto de una importante obra de transformación y modernización, una actuación estratégica para la dinamización del sector comercial.

 

El proyecto potenció la presencia física y funcional del histórico edificio de la plaza Major con el objetivo de convertir el mercado en punto de compra y de encuentro moderno y funcional para dar respuestas a las demandas de la sociedad actual.

 

La actuación no comportó cambios substanciales en la estructura del edificio y transmite a la ciudadanía las sensaciones propias de un mercado  -colores, vida, pasión y alegría-. Se trató de una intervención regulada por las directrices del Plan especial de protección y catálogo del patrimonio arquitectónico de Gavà.

 

La luz y el color son los rasgos distintivos del edificio. Por una parte, el color es el protagonista de la fachada para expresar de forma sencilla y a la vez atractiva la vitalidad asociada a un espacio tan emblemático como es el Mercado de la plaza Major. La cubierta refuerza el efecto de chimenea de luz, baña el espacio de luz natrual y lo hace más amable, cálido y acogedor. Las puertas de acceso, para aumentar la transparencia del volumen, son automáticas y de cristal.

 

El nivel del pavimento interior se iguala con el exterior para facilitar la fluidez de paso y la accesibilidad al mercado. De esta manera la plaza Major se convierte en un vestíbulo del mismo mercado, unificando todo el espacio y eliminando las barreras arquitectónicas.

 

Un edificio histórico

 

El edificio del mercado había sido ocupado desde 1881 por las escuelas de la plaza, que en 1934 se trasladaron a las escuelas graduadas Salvador Lluch. Entonces, el Ayuntamiento decidió reconvertirlo en mercado municipal. Antes de decidir el emplazamiento definitivo se convocó un plebiscito para escoger entre un solar en el cruce con la Rambla y la calle Viladecans y el actual emplazamiento, que resultó ganador por una mayoría aclaparadora.

 

La obra comenzó en agosto de 1934, bajo el proyecto del arquitecto Emili Gutiérrez, y la inauguraciónfue en la primavera de 1935.  Rápidamente se llenaron las paradas de carne, pescado, pesca salada, legumbres, fruta y verdura... Las paradas de fruta y verdura estaban ubicadas  en medio del espacio y entorpecían el paso, por ello se trasladaron al exterior. Unos toldos enrollables las protegían de la lluvia y del sol. A partir de aquel momento, la plaza adquirió una fisonomía característica con las paradas de fruta y verdura de los agricultores del pueblo. 

La alcaldesa
Seu electronica
webs municipals