Construido con la piedra rojiza característica de la zona

Bien cultural de interés nacional localizado en la montaña de Eramprunyà, en el macizo de Garraf. La primera referencia documentada data del siglo X.

Hasta 1323 se encontraba bajo jurisdicción de los Condes de Barcelona, pero el rey Jaume I lo vendió a Pere March. Bajo la propiedad de la familia March se construyó una doble muralla en 1375. Un siglo después el castillo se incendió.


Su estructura respondía a una planta casi rectangular y quedaba rodeada, en parte, por un doble sistema de murallas. En el interior aún queda buena parte de la edificación religiosa de Sant Miquel. También hay dos cisternas excavadas y diversas tumbas antropomorfas, entre otras estructuras.

La alcaldesa
Seu electronica
webs municipals